Sin categoría

Saquemos los pañales 

Saquemos los pañales! 

Estoy prácticamente convencida que para cualquier mamá el proceso de sacar pañales puede ser estresante. Más aún cuando vemos en internet miles de opciones o ideas de cómo sacar pañales incluso a los 18 meses. 

Esto no significa que no se pueda, al contrario, si se puede. Pero se va a poder no por qué nosotras como madres les enseñemos tan chiquititos, eso solo depende de la madurez de cada niño. Incluso muchos médicos urólogos recomiendan no intentar antes de los 2 años, ya que puede generar problemas de estreñimiento severo en niños y niñas. 

Hay niñitas que efectivamente a esa edad tienen esa capacidad y logran en tres días ya estar sin pañales. Otras, y muchas y muchos, lo hacen entre los dos y tres años, incluso un poco después. Y esto es absolutamente Normal! No hay que estresarse por que ya tienen dos años y siguen en pañales, o por el “qué dirán”… Al contrario, mientras más conectados con nuestros hijos estemos, lograremos el día en que estén sin pañales. Si ellos están listos y con la madurez que necesitan será una cosa de días, si no lo están, pueden estar meses intentando sacárselos, hasta que un día lo lograrán; y seguramente si uno estuviera más conectado con sus hijos, en vez de luchar por meses hasta lograrlo, con todo el desgaste y la mala experiencia que significa, llegaría ese día en que estaban listos y lo lograron. Cada niño tiene su tiempo y no por qué nosotros como “sociedad” queramos sacar los pañales a las 18 meses significa que ese será el tiempo de tu hijo. Cada niño es un mundo distinto con sus propias características y cualidades que lo hacen único. Paciencia que el día llegará, créanme que ninguno llegará a la universidad en pañales… 

Acá algunas señales que nos dan nuestros hijos avisando “Estoy listo” :
– quiere sacarse el pañal o le molesta.

– cuando hace pipi/popo te avisa y le molesta quedarse con el pañal mojado. 

– despierta seco después de la siesta

– se da cuenta o su cara te manifiesta que está haciendo pipi/popo 

– muestra interés por el baño

– si tiene hermanos mayores, quiere copiar lo que hacen 

– se puede subir y bajar los pantalones solo

– es capaz de subirse a un escalón sin tambalear

– no está resistente a usar el baño ( si cuando lo llevas llora o no quiere, no intentes más, simplemente no es el momento) 

– es capaz de seguir instrucciones como “guarda tus juguetes”

– es capaz de entender cuando hizo algo bien y es felicitado, y eso le parece atractivo. 
Y si al primer o segundo intento no resulta, paciencia, le ponemos pañales de nuevo y esperamos unas semanas y volvemos a intentar.  
Ahora sí bien este ya es un momento inquietante para cualquier mamá, enseñar a sacarse los pañales e ir solitos al baño, hacerlo con dos niños a la vez a lo menos nos asusta. 
Les cuento como lo hicimos nosotros. 

Primero intentamos cuando tenían al rededor de dos años y medio. Estaban mostrando todas las señales de que querían ya sacarse los pañales, pero era Septiembre y el clima no acompañaba y honestamente la capacidad de la mamá, yo, tampoco. Intenté unos días y fue un fiasco, por qué es cierto. Si uno lo va a hacer, hay que estar decidida a hacerlo y con toda la energía, paciencia y disposición para eso. Además, honestamente, para mí era más cómodo que estuvieran con que sin pañales. 

Llego el verano, y estábamos en la playa y ahí teníamos el mejor escenario. No hacía frío, podían estar sin pantalones sin problemas y yo lista y predispuesta. 

Primero partí con lo básico, cada cierto tiempo los llevaba a los dos al baño y que se sentarán, No funcionó. 

Luego esto de que los dos se sacaran al mismo tiempo ya se estaba volviendo caótico y simplemente no lograban entender el concepto de qué significa “hacerse pipí” . Por lo tanto, me llene de más energía aún, y los deje 3 días deambular por la casa sin pantalones y sin pañales. La primera vez que se hicieron pipí entendieron qué significaba, y uno de ellos rápidamente empezó a buscar su baño. El otro no hizo igual, y entonces en ese minuto, dijimos. Le sacaremos a uno primero y el otro, por lógica, intentará hacer lo mismo que su hermano y se motivará a llegar al baño. Además, la fiesta que les hacíamos vez que llegaba al baño era todo un espectáculo , y por lo tanto el hermano también quería lo mismo. Rápidamente ambos entendieron de que si uno estaba sin pañales había que ir al baño. Pero aún faltaba más motivación. 

La entretención por llegar al baño duró poco, y entonces busque algo que difinitivamente llamara de su atencion. Busque algo que les gustara mucho, stickers y autos. Y entonces hice dos tipo charts o cartillas. Una con cada nombre y con varias casillas. El que completaba todas las casillas con stickers se ganaba un autito y para ganar el sticker había que ir y llegar al baño solito. Causó sensación!!!! Luego del logro ellos estaban felices con todo lo que habían hecho, se sintieron orgullosos con su auto, y la cantidad de veces que fueron solos al baño ya les instauró la rutina. Fue santa solución! 
Esta experiencia no les digo que fue fácil, para nada. Hacerlo con dos niños a la vez tiene sus grandes desafíos pero también sus ventajas. Es cosa de encontrar el momento adecuado y la forma adecuada para nuestros hijos. No todos los niños del mundo son iguales, ni tienen los mismos intereses ni capacidades. Es cosa de que nos sentemos a escucharlos, y ellos solos nos irán diciendo cómo hacer. 
Dependerá de cómo sean nuestros twins, si acaso por ejemplo uno es niña y el otro niño, muy posiblemente la niña estará interesada antes, por lo que quizá lo mejor es con calma sacarle los pañales a ella y luego cuando el niño este listo le tocará su turno. No es necesario hacerlos a los dos al mismo tiempo ni tampoco forzarlos. Si el tiempo es el indicado, resultará. 

Quizá sus niños por más de que entiendan lo que significa ir al baño, estén tan concentrados jugando que se les olvide, otro que no. Y así, cada niño es distinto y tiene su propia forma de ver el mundo. No por qué tengamos twins, incluso siendo gemelos idénticos como los míos, tendremos personitas iguales, todo lo contrario. Y por lo mismo, intentar estresarnos por presiones impuestas por otros que no son los tiempos de nuestros niños, sólo nos llevará a estrés. Los niños a esta edad aprenden jugando, y si logramos hacer del juego una experiencia educativa como por ejemplo ir al baño solito, será algo positivo y enriquecedor para todos. Es decir, que más entretenido que pegar stickers!!!
Espero que estos tips y experiencias les sirvan de ayuda e ideas para que con éxito Saquemos los Pañales 🤗
Mucha suerte a todas las que estén en esta nueva etapa! 
Cualquier duda me cuentan

Carolina Bascuñan D.

Instagram
@soymamadetwins

#soymamadetwins #crianza #pañales #pottytraining 

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s