Doula

El acompañamiento en el Parto

HISTORIA DEL ACOMPAÑAMIENTO EN EL PARTO

Hoy les comparto este escrito, redactado por Karina Muñoz, quien es Matrona del Hospital San Juan de Dios en Santiago, en donde podemos ver la importancia del acompañamiento continuo durante el parto, y quiero rescatar uno de sus últimos puntos, en donde dice que hay que dejar de lados los pre jucios hacia nosotras, Doulas.

Mujeres acompañando a otras mujeres es una práctica muy antigua. Al estudiar 128 culturas no industrializadas de cazadores y agricultores,127 se caracterizan por el acompañamiento de mujeres en el trabajo de parto y parto. Solo una en África, la mujer dando a luz se aísla para parir. Este fenómeno muy estudiado por la antropología deja en evidencia lo ancestral que es “el acompañar”.
Con el pasar de los años y el traslado del parto desde el calor del hogar a las maternidades, este vital acompañamiento comenzó a desaparecer y la sensación de soledad en la mujer dando a luz aumentó. El nacimiento de un hijo pasó a ser un evento medico asociado a potencial riesgo o complicación. El parto normal hoy en día es el parto vaginal, independiente de la cantidad de intervenciones que haya recibido.
A pesar de los esfuerzos en las últimas décadas para incorporar al padre en la sala de partos (gran iniciativa con hermosos resultados), algo sigue faltando. Es muy significativo favorecer el encuentro de la pareja durante el parto, pero esto mismo ha llevado a que los cuidados personalizados hacia la mujer disminuyan ya que se delega en la pareja un cuidado afectivo y emocional que el hombre en general no puede brindar a cabalidad (menos aun sin haber recibido buena educación prenatal). La sensación de sentirse responsable del cuidado de la mujer, aumenta el sentimiento de soledad, incertidumbre y estrés en la pareja. Cuando hay un vínculo emocional, como es este caso, ambos padres necesitan apoyo emocional y ayuda en el parto, ambos tienen miedos y esperanzas en relación al parto y nacimiento. La pareja necesita quererse y sentirse segura, conectada y en intimidad.
En situaciones de dolor e incomodidad, la pareja suele preocuparse, asustarse y pierde objetividad y calma. Se pregunta: ¿Y si algo pasa?
En los últimos 30 años la evidencia ha demostrado que ofrecer un apoyo continuo por una mujer preparada y experimentada en aspectos de maternidad, logra tranquilizar a la mujer, a su pareja y brinda beneficios obstétricos impresionantes. Es decir que la mujer necesita la compañía de su pareja u otro

ser afectivo y además una doula (quien apoya y acompaña a ambos)

.

¿Qué significa doula?

Palabra griega utilizada por Dr. Marshall Klaus en los años 80 y que significa “sirvienta”, “mujer que cuida”.
Características de una doula: empatía, compasión, responsable, con paciencia, calmada, tolerante, respetuosa, observadora, silenciosa, sabe tocar, contenedora, incondicional, sabe amar sin miedo, flexible, espiritual, sostiene y respeta autonomía de la mujer. Deja de lado sus creencias y su propia experiencia de maternidad.
Rol de la Doula: acompañamiento continuo centrado en el apoyo físico y emocional. Utiliza medidas no farmacológicas de alivio de dolor. Protege la fisiología del parto y fomenta la capacidad de amar (favorece la liberación de neurohormonas y neurotransmisores: ocitocina, endorfinas, melatonina, serotonina, prolactina… Protege la memoria del parto en la mujer y su pareja. Se sintoniza al ritmo y necesidades de cada mujer, por lo que es un cuidado personalizado. Puede ser puente de comunicación con el equipo médico, manifestando los deseos y las dudas de la mujer y su pareja.
¿La matrona (partera) puede ser doula?
Según mis creencias, la literatura y mi experiencia, la matrona puede ser doula y brindar un ambiente de intimidad y respeto así como cubrir todas las necesidades psico emocionales de la mujer dando a luz, siempre y cuando esté con una mujer a la vez.
Propongo:

  1. Reflexionar el cómo estamos acompañando/sosteniendo a las mujeres dando a luz.
  2. Cuidarnos como matronas y sentirnos privilegiadas por esta hermosa profesión.
  3. Dejar los pre juicios hacia las doulas…no nos vienen a quitar el trabajo!
  4. Ayudar a las mujeres a recuperar su fuerza y sabiduría en los partos.

Karina Muñoz
Matrona en Jefe del Hospital San Juan de Dios Santiago de Chile

Categorías:Doula

Tagged as: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s